El Consejo Regulador es la entidad que gestiona la Denominación de Origen “Terra Alta”. En sus inicios se constituyó como una oficina descentralizada de la administración de la Generalitat de Cataluña y así fue desde el reconocimiento oficial de la DO “Terra Alta” en 1982 hasta el año 2005, cuando en el marco de la Ley 15 / 2002, de 27 de junio, de ordenación vitivinícola, el Consejo Regulador alcanza plena capacidad jurídica y de obrar para el desarrollo de sus funciones y se reconstituye como una corporación de derecho público.

Poniendo siempre el acento en los valores del terruño, de los viñedos y de la cultura que caracterizan una denominación de origen, el Consejo Regulador combina la gestión privada y la pública para representar, garantizar, defender y promocionar la DO “Terra Alta” con el fin de impulsar el desarrollo del sector vitivinícola en la zona de producción y hacer los “Terra Alta” un valor a tener en cuenta por los consumidores de vinos finos.