BARDOS Villalvaro

29,95 IVA incl.
39,93/litro

36 disponibles

Variedad: Tinta Fina, Garnacha, Albillo y otras.
Barrica: 12 meses en una tina de 5.000 litros de roble europeo.
Denominación: Ribera del Duero.
Formato: 75 cl.
Grado Alcohólico: 14,5º

Nota de Cata
Vista: Color rojo picota con toques violáceos y azulados.
Nariz: Intenso, muy aromático, con una mezcla de notas de pomelo, fruta roja y eucalipto.
Boca: Suave y estructurado, con recuerdos de fruta fresca.
Maridaje: Ideal con arroces, aperitivos, embutidos, quesos curados, quesos azules, hamburguesas y quesos blandos.
Temp. de Servicio: 16ºC.

Información adicional

La altitud y la frescura siempre han sido una constante en Vintae. Y esta visión es lo que le llevó a esta empresa de vinos hasta el Páramos de Corcos, en la D.O. Ribera del Duero, donde el tema de los viñedos es una verdadera cuestión de altitud: 10.000 hectáreas a unos 1.000 metros de altitud. Nada mal, ¿verdad? Después de veinte años esta visión, poco tradicional en el noreste de España, se convierte en una realidad en la bodega Bardos con tintos como Bardos Villálvaro.

Directo desde el pueblo de Villálvaro (de ahí su nombre), una pedanía de San Esteban de Gormaz, en Soria. Si te sientes valiente para adentrarte en esta interpretación poco habitual de la D.O. Ribera del Duero, más valientes son los viticultores encargados de cultivar la tempranillo, garnacha y albillo con las que se elabora este vino. Las condiciones no son para menos. A los 960 metros de altitud hay que sumarle un clima tremendamente extremo y radical, con pocas horas de sol y elevado riesgo de helada y granizo. Esto se debe principalmente a que Villálvaro se ubica en una posición estratégica, entre el Sistema Central y el Ibérico, lo que le lo deja expuesto al choque de los frentes. Aquí, y bajo estas condiciones, resisten las pequeñas parcelas en las que nace Bardos Villálvaro. En estos viñedos -alguno sólo de dos y tres líneas-, conviven cepas de 80 años con algunas prefiloxéricas, de 140 años. Los suelos arenosos, drenados y frescos, con parte también de grava y sustratos arcilloso-ferrorosos, terminan de dar los toques a este tinto.

La vendimia de Bardos Villálvaro se realiza de forma manual en la segunda mitad de octubre. Rápidamente, tras la recolección, las uvas de Bardos Villálvaro se llevan directamente a la bodega excavada en tierra donde se procesan y se preparan para fermentar. Bardos Villálvaro se encuba en cubas de 9.000 kilos (valga la redundancia) donde las levaduras autóctonas realizarán su trabajo durante tres semanas a una temperatura de 23 °C. De aquí Bardos Villálvaro se trasiega a tinas de roble europeo donde reposará durante un año.

Compartir este producto

También te puede interesar