Castilla y León

Buscar
Filtrar por precio

Descubre los mejores vinos de Castilla y León

Castilla y León es una región de España conocida por sus vinos, tanto por su calidad como por su rica historia y tradición. Cuenta con 14 zonas reconocidas por sellos calidad con más de 75.000 hectáreas cultivadas y 18 millones de kilos de producción cada año.

Los romanos ya cultivaban la vid en esta tierra y los monjes medievales la utilizaron para generar ingresos para sus monasterios. En la actualidad, Castilla y León cuenta con diversas denominaciones de origen, entre las que destacan la Ribera del Duero, Toro y Rueda.

Los vinos tintos son los más conocidos, pero también se producen blancos y rosados de gran calidad. Además, las bodegas de la región ofrecen una amplia variedad de vinos de crianza y espumosos, y se pueden visitar para descubrir su proceso de elaboración en fantásticos paisajes vitivinícolas.

Vinos de Castilla y León Especialmente seleccionados para ti

Diferentes zonas de producción de vino y denominaciones en Castilla y León

Originaria de la región de la cuenca del río Duero, esta Denominación de Origen es la más amplia en Castilla y León. Sus vinos tintos se destacan por su robustez, estructura y poderío.

Con una reputación sólidamente establecida entre las Denominaciones de Origen que producen vinos tintos de alta calidad, los vinos de Ribera del Duero presentan un atractivo color con matices violáceos, delicados y penetrantes aromas, y un ligero toque ácido. Son perfectos para maridar con platos de asado y carnes.

La Denominación de Origen de esta región es la primera reconocida en Castilla y León, abarcando 74 municipios que se extienden por Valladolid, Segovia y Ávila.

Su producción se centra principalmente en la variedad autóctona de uva Verdejo, la cual aporta un sabor y carácter distintivos a sus vinos. Estos se destacan por ser blancos frescos y elegantes, con notas de frutas cítricas y hierbas.

En cuanto a su comercialización, se pueden encontrar varios tipos de vinos: Superior, Rueda, Rueda Sauvignon (monovarietal de Sauvignon Blanc), Rueda Espumoso y Dorado, y Pálido Rueda.

La zona de la D.O. Toro se ubica en la provincia de Zamora, en el suroeste de la provincia de Valladolid. Su clima extremadamente continental ofrece temperaturas muy bajas, abundante luz solar y escasa humedad.

Los vinos de Toro exhiben un color intenso que puede variar entre tonos rojizos, azulados o violáceos, los cuales se desvanecen con el paso del tiempo durante su proceso de envejecimiento. Además, también se producen excelentes vinos rosados y blancos. Estos vinos destacan por su carácter distintivo, ya que suelen ser elaborados con variedades de uvas autóctonas.

Los vinos de la Tierra de Castilla y León son vinos elaborados en la misma región con uvas cultivadas en la comunidad. Esta denominación geográfica protegida abarca 317 localidades en todas las provincias de Castilla y León, a excepción de los vinos con denominación de origen propia.

El Bierzo cuenta con un microclima único en la región del Bierzo, situado en el valle del río Sil, entre los Montes de León y la Cordillera Cantábrica. Los vinos de esta zona se caracterizan por ser mediterráneos, con una estructura sólida, cuerpo generoso y una elegancia seductora, destacando por sus aromas a frutos negros y especias.

Otros: Vinos de Cigales y Vinos de Zamora

  • Castilla y León

    SINFO

    5,25 IVA incl.
    7,00/litro
  • Castilla y León

    CENIT Blanco

    25,60 IVA incl.
    34,13/litro
  • Castilla y León

    CENIT tinto

    25,60 IVA incl.
    34,13/litro
  • Castilla y León

    VENTA MAZARRÓN

    8,99 IVA incl.
    11,99/litro

Historia y origen de los vinos de Castilla y León

Castilla y León es una región con una larga tradición vitivinícola. Los romanos fueron los primeros en cultivar la vid en la zona, y los restos arqueológicos encontrados en la provincia de Valladolid así lo atestiguan. De hecho, algunas variedades de uva como la tinta del país se cultivan en la región desde hace más de dos milenios.

La influencia de los romanos en la viticultura de la zona

Los romanos fueron los responsables de introducir métodos y técnicas que permitieron mejorar la calidad de los vinos en la región. Así, además de cultivar la vid, crearon bodegas y herramientas para la producción de vino, como lagares.
Además, la presencia de los soldados romanos en la zona propició la creación de carreteras, lo que permitió el transporte de los vinos a otras zonas del Imperio.

Los monjes y la importancia de los viñedos para los monasterios

Con la llegada del cristianismo y la posterior llegada de los monjes, la viticultura experimentó un importante auge en la zona. Los monasterios se convirtieron en importantes productores de vino y la vid se convirtió en una seña de identidad de la región.
Además, los monjes fueron los responsables de llevar a cabo importantes investigaciones en torno a la vid y el vino, lo que permitió mejorar la calidad de esta bebida milenaria.

La evolución de la viticultura en Castilla y León hasta nuestros días

En la Edad Moderna, la producción de vino se expandió a lo largo y ancho de la región de Castilla y León. Desde entonces, y hasta nuestros días, la viticultura ha evolucionado de forma constante, gracias a las inversiones en tecnología y la mejora de los sistemas de producción.

Asimismo, la región ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos, y ha conseguido convertirse en un referente en la producción de vinos de calidad. Gracias a la calidad de sus vinos, la región ha logrado obtener diferentes denominaciones de origen, como Ribera del Duero, Toro y Rueda, entre otras.

Zonas vitivinícolas

Las principales denominaciones de origen de la región

Castilla y León cuenta con diversas denominaciones de origen, siendo una de las más conocidas la Denominación de Origen Ribera del Duero, que abarca las provincias de Burgos, Segovia, Soria y Valladolid.

Esta denominación se caracteriza por la producción de vinos tintos elaborados principalmente con la uva tempranillo. Otros vinos tintos de renombre en esta región son los de Toro y Bierzo.

Por otro lado, se encuentran los vinos blancos de la denominación de origen Rueda, elaborados con la uva verdejo y los vinos blancos de las Tierras de León, producidos con la uva godello. Además, encontramos los vinos rosados de Cigales y Ribera del Queiles, elaborados con la uva tempranillo principalmente.

Las subzonas de la Ribera del Duero

La Denominación de Origen Ribera del Duero se divide en varias subzonas, como la de Burgos, la de Segovia, la de Soria y la de Valladolid.

Cada subzona tiene sus propias características particulares, y se pueden apreciar diferencias en cuanto a suelo, clima, altitud y tipo de uva empleada en la elaboración del vino.

Las subzonas de Burgos y Soria, por ejemplo, suelen producir vinos con más carácter y estructura, mientras que la subzona de Valladolid da lugar a vinos más frutales y elegantes.

Otras denominaciones de origen menos conocidas, pero de gran calida

Además de las denominaciones de origen mencionadas anteriormente, existen otras denominaciones de origen en Castilla y León menos conocidas, pero de gran calidad.

Es el caso, por ejemplo, de la Denominación de Origen Bierzo, situada en el noroeste de la provincia de León, que produce excelentes vinos tintos a partir de la uva mencía.

Otra denominación de origen a destacar es la de Tierra de León, que elabora vinos tintos, blancos y rosados de gran calidad con variedades de uva autóctonas como la albarín blanco y la prieto

También podemos encontrar la Denominación de Origen Arlanza, que se encuentra en la zona central de la provincia de Burgos, donde se producen vinos tintos y rosados con uvas tempranillo y albillo.

Variedades de uva y tipos de vino

Las variedades de uva más empleadas en la región

En Castilla y León, se utilizan varias variedades de uva en la elaboración de sus vinos. Entre las más populares se encuentran la Tempranillo, la Garnacha, la Prieto Picudo, la Mencía, la Verdejo y la Albarín.

Cada variedad de uva aporta características especiales al vino, por lo que es importante saber cuál es la uva predominante en los vinos de cada región.

Los vinos tintos de la Ribera del Duero, Toro y Bierzo

Los vinos tintos de la Ribera del Duero son especialmente reconocidos en todo el mundo. La uva predominante en la zona es la Tempranillo.

Los vinos que llevan la denominación de origen Toro están elaborados mayoritariamente con la variedad de uva Tinta de Toro y son especialmente intensos y potentes.

En la comarca del Bierzo, la uva predominante es la Mencía, lo que aporta a los vinos tintos un aroma particular y una acidez equilibrada

Los vinos blancos de Rueda, Tierras de León y Valles de Benavente

En cuanto a los vinos blancos, la Rueda es la denominación de origen más importante de Castilla y León. La uva predominante en la zona es la Verdejo, que aporta a los vinos blancos un carácter fresco y afrutado.

Las denominaciones de origen Tierras de León y Valles de Benavente también elaboran vinos blancos de gran calidad, en los que predominan las variedades Albarín y Godello.

Los vinos rosados de Cigales y Ribera del Queiles

La denominación de origen Cigales es una de las zonas vitivinícolas más importantes de Castilla y León para la elaboración de vinos rosados. Estos vinos son elaborados principalmente con uva Tempranillo, aunque también se utilizan otras variedades como la Garnacha y la Verdejo.

En la denominación de origen Ribera del Queiles, ubicada en la provincia de Soria, se elaboran vinos rosados de gran calidad con la variedad de uva Garnacha. Estos vinos poseen un sabor intenso y equilibrado entre acidez y dulzor.

Crianza y elaboración de los vinos de Castilla y León

La importancia de las barricas de roble en el proceso de crianza del vino

La crianza de los vinos de Castilla y León es una parte fundamental en la elaboración de los mismos, en la que se emplean barricas de roble para lograr algunos de los sabores y aromas especiales que caracterizan a estos vinos.

Las barricas de roble son muy importantes ya que además de aportar sabor y aroma, permiten una microoxigenación controlada que facilita el proceso de maduración del vino.

Existen diversos tipos de barricas de roble, cada una con sus características particulares y que se emplean en función del vino que se vaya a producir. Las más comunes en Castilla y León son las de roble francés y americano.

El tiempo de crianza de los vinos tintos, blancos y rosados

El tiempo de crianza de los vinos de Castilla y León varía en función del tipo de vino: tinto, blanco o rosado.

En el caso de los tintos, una de las principales denominaciones de origen de la región, como Ribera del Duero, exige un requisito mínimo de dos años de crianza.

Por otro lado, los vinos blancos como Rueda, suelen tener un tiempo de crianza más corto que los tintos, que pueden llegar a los cinco años o más.

En cuanto a los vinos rosados, su tiempo de crianza es menor que el de los tintos, pero mayor que el de los blancos. El rosado de Cigales, por ejemplo, tiene un mínimo de 3 meses de crianza en barrica antes de salir al mercado.

Elaboración de vinos espumosos y generosos

Además de los vinos tintos, blancos y rosados, Castilla y León también se destaca por la elaboración de vinos espumosos y generosos.

Los espumosos se elaboran mediante una segunda fermentación en botella y tienen un cuerpo y textura diferentes a otros vinos.

Los vinos generosos, por otro lado, se elaboran mediante el sistema de criaderas y soleras, en barricas de roble mediante el cual se va infusionando el vino con las cualidades que se buscan.

Algunas denominaciones de origen como la de Toro, permiten la elaboración de vinos generosos.

Enoturismo en Castilla y León

Las mejores bodegas para visitar en la región

Castilla y León ofrece una amplia variedad de bodegas para visitar y conocer más de cerca la producción de sus vinos.

Algunas de las bodegas más destacadas son Vega Sicilia, Protos y Matarromera, que cuentan con una larga tradición vitivinícola en la región.

También son imperdibles las bodegas Mauro, Emilio Moro y Finca Villacreces, que cuentan con modernas instalaciones y una buena selección de vinos.

Otras bodegas que merece la pena visitar son Prieto Pariente, Valduero, Máquina & Tabla y Tridente. Estas bodegas tienen una gran calidad en sus productos y sus instalaciones cuentan con un alto nivel de excelencia y distinción.

Paisajes vitivinícolas impresionantes de Castilla y León

Además de visitar las bodegas, los paisajes vitivinícolas de Castilla y León son un verdadero espectáculo para los visitantes.

La Ribera del Duero es una de las zonas más impresionantes, con sus campos de viñedos que se extienden hasta donde alcanza la vista.

El Bierzo también es un lugar muy interesante para visitar, con sus montañas en la distancia y el río Sil que serpentea por los viñedos.

La zona de Rueda es otra de las zonas que más llaman la atención, con paisajes de viñedos y olivos que se mezclan con los campos de cereales y otros cultivos.

Asociación para el fomento del enoturismo en Castilla y León

Recién creada en el 2023, la Asociación para el fomento del enoturismo en Castilla y León tiene como objetivo promover la riqueza vitivinícola de la región y atraer a turistas interesados en conocer más sobre los vinos y bodegas de la zona.

La asociación organiza actividades enológicas y turísticas, como la Ruta del Vino de Castilla y León, que permite conocer las bodegas de la zona y disfrutar de un fin de semana muy especial en plena naturaleza.

También se pueden encontrar en su página web diversas ofertas y paquetes turísticos que incluyen alojamiento en la región con actividades enológicas y gastronómicas, así como la posibilidad de personalizar nuestro viaje según nuestras preferencias.

En resumen…

Castilla y León es una región vitivinícola que ofrece una gran variedad de bodegas para visitar y paisajes impresionantes que disfrutar.

Con la creación de la Asociación para el fomento del enoturismo en Castilla y León, la zona se está posicionando como un destino turístico enológico de primer nivel, con rutas especiales que se adaptan a las necesidades de cada visitante.

¡No te pierdas la oportunidad de conocer los mejores vinos de la región!

Maridaje y recomendaciones

Los platos más tradicionales de la región y sus mejores vinos

La gastronomía castellana es rica y variada, con platos contundentes y sabrosos que maridan a la perfección con los vinos de la región. Algunas de las opciones más recomendadas son:

• Lechazo asado de Castilla y León: un plato típico de la zona que, acompañado de un vino de la D.O. Ribera del Duero, como el Vega Sicilia Único o el Tinto Pesquera Crianza, se convierte en una experiencia culinaria única.
• Cochinillo asado: otro plato tradicional que, maridado con un vino de la D.O. Ribera del Duero o Tierras de León, como el Mauro Vendimia Seleccionada o el Valdevimbre Tinto Roble, satisface los paladares más exigentes.
• Morcilla de Burgos: un producto gourmet de la región que, degustado con un vino de la D.O. Arlanza o Tierra de León, como el Finca Valdelagua Tinto o el Rolland & Galarreta Verdejo, es una deliciosa combinación.

Recomendaciones de la Guía Peñín para los vinos de Castilla y León

La Guía Peñín es una de las más reconocidas en el mundo del vino y ofrece una selección de los mejores vinos de Castilla y León. Algunas de sus recomendaciones más destacadas son:

• Vega Sicilia Único: este tinto de la D.O. Ribera del Duero es considerado uno de los mejores vinos de España y del mundo.
• Protos Reserva: un vino de la D.O. Ribera del Duero con una excelente relación calidad-precio.
• Valtravieso Crianza: un vino de la D.O. Ribera del Duero con una gran intensidad aromática y sabor equilibrado.
• Beronia Viñas Viejas: un vino de la D.O.Ca. Rioja elaborado con uvas de viñas de más de 60 años.
• Abadía Retuerta Selección Especial: un vino de la D.O. Ribera del Duero que combina la tradición con la modernidad.

Nuestras recomendaciones para disfrutar al máximo de los vinos de la región

Además de los platos tradicionales y las recomendaciones de la Guía Peñín, existen otras opciones para disfrutar al máximo de los vinos de Castilla y León:

• Catas de vino: una experiencia para conocer los diferentes vinos de la región y aprender sobre proceso de elaboración y cata.
• Visitas a bodegas: una oportunidad para conocer de cerca el mundo del vino y disfrutar de paisajes vitivinícolas impresionantes.
• Combinar diferentes vinos y platos: experimentar y probar diferentes combinaciones de vinos y platos típicos de la región es una excelente manera de descubrir nuevos sabores y contrastes.